Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7/05/09

El rodillo del tripartito -PSC, ERC e ICV-impidió ayer que CiU pudiera solicitar al Consell Consultiu un dictamen sobre la reforma de la ley de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) aprobada por el Govern con la finalidad de desbloquear el nombramiento del fiscal David Martínez Madero como director de este órgano encargado de evitar casos de corrupción en las administraciones públicas catalanas.
Gracias también a los votos de PSC, ERC e ICV, esa reforma fue aprobada en lectura única en el Pleno del Parlament, con lo que la mayoría exigida en un principio para nombrar al director de la OAC -una mayoría cualificada que supone 81 diputados sobre 135-, queda reducida ahora a mayoría absoluta, por lo que ya no son necesarios los votos de CiU o del PP.
Martínez Madero será nombrado con toda probabilidad en el Pleno del 17 de junio, tras un tortuoso proceso que, según la oposición, ha eliminado la independencia con que debía actuar la OAC. Los últimos cambios aprobados por el Govern vienen precedidos por la introducción, vía enmiendas, de un párrafo en la ley de medidas fiscales y financieras, para establecer que la Conselleria de Economía controlará las investigaciones de la Oficina cuando éstas afecten a las cuentas de la Generalitat.
A primera hora de la mañana se reunió la Mesa del Parlament para votar la propuesta de CiU de llevar la reforma de la ley al Consell Consultiu. El tripartito y PP votaron en contra argumentando que la normativa del futuro Consell de Garanties Estatutàries -órgano que sustituirá al Consell Consultiu en su cometido de velar porque las leyes catalanas se ajustan al Estatut y a la Constitución-, no contempla dictamen en un caso de reforma tramitada de urgencia en lectura única. Los populares, que en un principio también se plantearon acudir al Consultiu, desistieron al entender que la normativa no lo permite en este caso.
En funciones
Sin embargo, un informe interno del Consultiu al que ha tenido acceso ABC, afirma que este órgano continúa en funciones «mientras no se constituya el Consell de Garanties», que fue aprobado por el Parlamente el pasado mes de febrero, pero cuya composición todavía no ha sido nombrado.
En ese mismo informe se indica que, mientras el Consultiu se mantenga en funciones, «se aplica también su reglamento provisional de organización y funcionamiento». Algunas fuentes apuntan a que el Consultiu habría tenido interés en pronunciarse sobre esta reforma de la OAC. Como se recordará, este órgano ya recortó sustancialmente las competencias de la Oficinas por entender que podía invadir atribuciones judiciales. El veto del tripartito a enviar la ley al Consultiu supone, según el diputado de CiU y vicepresidente segundo del Parlament, Lluís Corominas, «un precedente grave que recorta los derechos del Parlament y una mezcla que nunca podría hacerse: los tres poderes que configuan el estado de Derecho». Respecto al contenido de la ley, dijo que «estamos cambiando las mayorías de un órgano de control básico para un estado de derecho y eso debería ser sometido a un trámite de enmiendas al que no hemos tenido ningún derecho al ser tramitado en lectura única».
Bloqueo
El conseller de Gobernación, Jordi Ausàs, defendió el cambio introducido en la ley porque el actual bloqueo no era «asumible» y emplazó tanto a CiU como al PPC a apoyar el nombramiento de Martínez Madero en junio. El conseller aseguró que la oposición «no puede decir que no se ha intentado el acuerdo», y opinó que CiU sí cometió un verdadero «fraude de ley» al intentar frenar el proyecto.
Pese a no apoyar la vía del Consultiu, la diputada del PP Belén Pajares, tildó de «cacicada» la reforma, mientras que el diputado de Ciutadans José Domingo lamentó la manera en que se ha reformado la ley y el ánimo obstruccionista de CiU.

MARÍA JESÚS CAÑIZARES | BARCELONA

Read Full Post »