Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/01/08

Recogían nuestros anteriores programas electorales la necesidad de una segunda transición que dotase a los ayuntamientos de capacidad, tanto administrativa como económica, para poder prestar adecuadamente los servicios que, de facto, dependen de ellos. Si bien es cierto que dotar de mayor autonomía y presupuesto a los gobiernos municipales podría hacer de estos caiques, está claro que hay fórmulas de gestión integrada de recursos.Una población no son sólo sus habitantes y los terrenos del término municipal, sino que se debe a un entorno y a las interrelaciones que las actividades económicas y sociales generan. Así, los ayuntamientos deben prestar los debidos servicios para no dificultar estas relaciones, sobretodo las económicas.

Se habla mucho de los POUM (Tarragona o Falset), pero no se menta que estos POUM no deberían desarrollarse sin tener en cuenta las ciudades cercanas y el movimiento de capital entre ellas (capital no es sólo dinero). Nadie se ha puesto o a querido ponerse a planificar la ordenación territorial y el resultado ha sido, muchas veces debido a la falta de financiación municipal, un tejido urbano, industrial y agrícola pésimamente configurado.

Con un ejemplo se verá más claro. Entre Valls y El Pla de Santa María se posee una de las mayores áreas industriales de la zona y la posibilidad de crecimiento es enorme. A falta de mejores comunicaciones (autovía y ferrocarril), la zona posee dos accesos a la AP2 y una razonable salida a la costa por Tarragona. Pues bien, Alcover también posee polígono industrial. Vallmoll recalifica terrenos agrícolas y se monta tres naves en la carretera de la Secuita que nada pintan. Perafort (teniendo enfrente los polígonos de Riuclar y de Constantí) se monta el suyo propio (y que pretende ampliar). Qué una población tenga polígono industrial no sale gratis al contribuyente de otras zonas. Deben adaptarse las vías de comunicación y debe (muy importante), traerse potencial eléctrico. Sin ponerse a hablar de la destrucción del territorio.

Es evidente que el interés de los municipios por tener suelo industrial es debido a la falta de financiación (dado que los impuestos que dejan las empresas y los trabajadores que pueden convertir en residentes no son desdeñables). Lo mismo ha ocurrido con la especulación urbanística, necesidad de financiación municipal (no describo otros factores pues no es el tema del artículo).

Ningún municipio estaría de acuerdo en perder industrias a favor de otro, simplemente por el temor a la despoblación o a la falta de recursos. Pero si gozásemos de adecuadas vías de comunicación (y de servicios de transporte públicos adecuados), ¿porqué se iba a renunciar a vivir en un entorno rural si tu trabajo está sólo a 15 minutos en coche/autobús? ¿Por qué se iba a renunciar a la vida en un entorno rural más tranquilo si dispones de un buen servicio público de trasporte escolar y de servicios sanitarios cercanos? Si así funciona en Alemania o Francia, ¿por qué no debería funcionar aquí? Es la tan famosa solidaridad entre regiones que debería darse también entre poblaciones interrelacionadas. Se conseguiría de un modo sencillo cohesión territorial, desarrollo sostenible y mejor calidad de vida.

No es tan difícil cambiar esta dinámica.

Albert Hurtado

Anuncios

Read Full Post »