Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12/01/08

La Federación de Tarragona de Ciudadanos, partido de la ciudadanía da por finalizadas las elecciones primarias para escoger los candidatos (y la lista entera) tanto al congreso como al senado.

La mesa se ha abierto a las 10 de la mañana en la sede de la federación y se ha cerrado a las 16:00. Un miembro del comité de garantías ha actuado de presidente de mesa junto con dos vocales pertenecientes a la agrupación. Aproximadamente un tercio de los afiliados censados han ejercido su derecho a voto.

El resultado de estas elecciones ha sido:

Congreso de los diputados:

  1. Francisco García
  2. Mª Luz Ramírez
  3. Pedro Altés
  4. Pepa Labrador
  5. Oscar Montero
  6. Mª del Valle Vicente

Senado:

  1. Mª Jesús González
  2. Salvador Trigueros
  3. Juan Antonio Blanco

Lo cierto es que en el senado no hay orden, pues las papeletas se imprimen en orden alfabético, pero este es el orden que ha resultado de la votación.

Anuncios

Read Full Post »

Read Full Post »

Excelencia universitaria

Leía el jueves un artículo en el Diari de Tarragona que nos hablaba sobre el ranking de las universidades a nivel mundial. Su resumen era, la educación es mejor en la periferia (excepto Madrid, que como es la capital pone mucho dinero) y que países bilingües (refiriéndose a Cataluña) muestran mejores resultados (ya que Barcelona tiene 3 universidades entre las 300 primeras). No voy a comentar lo de siempre (prepotencia+victimismo) ya que el analista del artículo se quedó sólo en la primera parte (¡qué grandes somos en Cataluña!).

El artículo me da pie para volver a meditar profundamente sobre el sistema educativo español y, en concreto, el universitario. Podemos medir la excelencia universitaria en dos/tres aspectos. El primero y, principal fin de cualquier universidad, es la docencia. El segundo la investigación. Y de la unión de ambos debemos extraer su repercusión en la sociedad.

En cuanto a investigación, el modelo universitario en España se basa en la financiación a través del Estado. Las universidades poseen independencia para decidir las prioridades y la financiación sólo depende de la calidad del proyecto propuesto. No es de extrañar que el ranking de las mejores universidades esté copado por universidades de los EEUU dado que su sistema se basa en la incorporación de la financiación privada a la investigación, por lo que están dotadas de presupuestos muy y muy poderosos. En este segundo modelo prevalece en interés privado sobre el general. El problema que presenta nuestro modelo es la falta de mentalidad investigadora de nuestra sociedad, con un modelo de crecimiento en los últimos años basado en la construcción y los servicios. Quizás un modelo mixto nos daría más competitividad y excelencia, pero sin un cambio social importante, la universidad jamás podrá ser un motor para el desarrollo en España.

En cuanto a docencia, la universidad española ha recogido lo que se ha sembrado por debajo la pobreza intelectual y el progresa adecuadamente. Las sucesivas reformas han ido en detrimento de valores como el esfuerzo y la competitividad. Conforme convergemos con el modelo europeo de “grados” los planes cada vez son más elementales y los alumnos acuden a la universidad a pasar unos años de jolgorio a costa de los padres. Esto genera por un lado, miles de licenciados sin empleo y por otro, un desencanto de la empresa privada respecto a lo que la universidad les proporciona. Recuerdo hace no mucho tiempo cuando un licenciado y un ingeniero españoles eran la envidia en el mercado laboral europeo.

La gestión de las universidades es cada vez más autónoma. Eso debería haberlas convertido en mejores, pero todo lo contrario, las ha convertido en menos competitivas. Las universidades españolas son entidades endogámicas y llevadas por caciques. Es más, dentro de las propias universidades, los departamentos son unidades más endogámicas aún que la propia universidad y totalmente inconexas. El aislamiento dirige inevitablemente a la pobreza intelectual.

Pero lo que ocurre en la universidad no es más que un reflejo de lo que ocurre en toda la administración española más hermética e inconexa contra más se acerca al ciudadano, más preocupada de ella misma que de mejorar el servicio, reducir costos e incrementar la productividad. Estos males no se solucionan de hoy para mañana pero, 

No es tan difícil cambiar esta dinámica.

Albert Hurtado

Read Full Post »