Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/01/08

Era de cajón, pero ahora lo he vivido en directo. El otro día escuchaba
una conversación en la que una chica se quejaba de que no le daban la
ayuda de los 200 euros para el alquiler, porque uno de los dos miembros
de la pareja no cumplía las condiciones y le iban a dar la mitad. La
alternativa era hacer el contrato a nombre de la chica, pero mira por
donde el casero dice que si hay que hacer contrato nuevo, él también
quiere su parte y tendrán que pagar 700 euros. Esta era la queja de
alguien que pagaba 400 y pico euros de alquiler y que no entendía porque
tenía que pagar ni esa cantidad. Luego la conversación derivó a la
compra y el porqué no podían tener acceso a una vivienda propia.Me pregunto cual será la reacción de una pareja similar en Barcelona o
Madrid donde tendrán que situarse en la banda de los 800 a 1200 euros
para conseguir un apartament digno.

¿Y la de una familia de 4 miembros con los dos trabajando en que entre
los dos no cubren ni los 22000 euros máximos para acceder a la ayuda,
pero que se pasan por la edad?

¿Y la de un pensionista con una pensión de 6000 euros al año que
bastante tiene con sobrevivir?

Si así es como se redistribuirán mis impuestos, que me los devuelvan y
se los doy a una ONG o a Caritas. Una crisis vendrá bien para que
algunos se den de narices con la cruda realidad.

El problema de la juventud es que nadie les ha dicho que ciertas
ventajas no son derechos que se ganan por el simple hecho de nacer.

Muchos con veinte años hemos tenido que dejar la mitad de nuestro sueldo
para pagar un piso compartido y no era ningún drama. Era lo que había.

Muchos de nuestros padres han accedido a una vivienda en propiedad a
partir de los 40 años y pagando durante 10 o 15 años. Algunos no han
llegado a una situación económica holgada hasta ésta última etapa de
crecimiento, en la que dos pensiones de 600 euros, se han convertido en
un ingreso digno, gracias al ingreso de un alquiler desorbitado.

Alguien debería explicarle a los jóvenes que muchas cosas requieren
esfuerzo, duro trabajo y que aún así, no hay ninguna garantía. Alguien
debería explicarles que esto es la vida.

Y alguien debería recordarnos a todos a menudo, que la realidad de la
mayoría de la gente que podría votarnos, se parece más a los 20.000
euros de ingresos por familia, que a la de los 20, 30.000 o más por
individuo y que todas estas iniciativas para primar a unos colectivos o
a otros son manifiestamente injustas, para mucha gente.

Y si no que se lo expliquen al 53% de los parados catalanes que tienen
pocas posibilidades de abandonar el desempleo. Repito el 53%. Esas
familias son las que viven un auténtico drama. Aunque para que
preocuparnos por ellos, son de los que no nos votarán nunca.

Suerte, para todos

José Valle

Read Full Post »